Archidona, (Málaga). Spain
+34 952 714 480
turismo@archidona.es

Puntos de Interés Geológico

Archidona, mucho más de lo que imaginas.

La mayor parte del término municipal de Archidona entra a formar parte de la zona conocida como el Trías de Antequera que pertenece al dominio paleoestatigráfico subbético, dentro de la Zona Externa de la cordillera Bética. La edad de los materiales que afloran en esta región corresponde mayoritariamente al periodo triásico aunque también podemos encontrar materiales cuyo depósito se produjo con posterioridad.

Los materiales que conforman el dominio subbético corresponden a depósitos de materiales en ambientes pelágicos marinos. La orogenia alpina afectó a estos materiales durante el Mioceno inferior y es la causante de que podamos observarlos en la superficie continental actualmente. Estos materiales reciben el nombre científico de Trías germano-andaluz, debido a la similitud de estos con otros de la misma edad depositados sobre el macizo hercínico de Alemania.

Las series estratigráficas de estos materiales han sido poco estudiadas debido a la plasticidad de los mismos, lo que provoca que muchos de estos materiales se encuentren deslocalizados respecto a su ubicación inicial. Dentro del Trías germano-andaluz encontramos tres facies derivadas de su estratigrafía:

  • Triásico inferior o de facies Buntsandstein.
  • Triásico medio o de facies Muschelkalk.
  • Triásico superior o de facies Keuper.

De estas tres, la más representada en nuestra comarca es la del Triásico superior. Esta facies está constituida por arcillas de tonalidades rojizas abigarradas, grisáceas y negras. En ella abundan evaporitas en forma de yesos, sal de gemas y dolomías. Estos sedimentos arcillo-areniscosos se originaron en un ambiente de transición marino-terrestre; en este tipo de ambiente se propicia la evaporación de las masas de agua, precipitando por ello grandes cantidades de sales que son los materiales más abundantes en esta facies. El yeso se presenta en formas y colores muy variados, y con frecuentes intercalaciones finas de dolomías primarias. También podemos encontrar masas irregulares de rocas ígneas, generalmente rocas subvolcánicas de naturaleza básica y cristalina, conocidas como ofitas. Estas rocas son de color verde oscuro y muy duras cuando se encuentran sin alterar, pero al contacto permanente con la atmósfera su color se torna verde claro y adquieren una consistencia más débil. El afloramiento de ofitas que se encuentra en el término municipal de Archidona destaca por su gran extensión, en comparación con otros afloramientos des estos materiales en el Trías de Antequera. Tal es la extensión de este afloramiento que es explotado mediante canteras como árido para la construcción, aprovechando sus características de alta dureza. El valor científico y didáctico de estos materiales es alto, debido a que son un vestigio del choque tectónico producido entre dos placas litosféricas que dieron lugar a la cordillera Bética durante la orogenia alpina.

La tectónica que domina estos materiales es la causante de que podamos verlos tan bien representados en la Comarca Nororiental de Málaga, ya que siendo los materiales más antiguos del dominio subbético les correspondería situarse por debajo de todos los materiales depositados posteriormente. Cuando colisionaron los bloques de alborán e ibérico los materiales triásicos del subbético actuaron como nivel de despegue, ya que presentaban unas características más plásticas que los situados por encima. Debido al empuje producido desde el sur, los materiales post-triásicos situados encima resbalaron literalmente hacia el norte  en forma de cabalgamientos. Este movimiento hacia el norte, unido a un posterior desplazamiento del bloque de alborán hacia el oeste respecto del bloque ibérico de la meseta, propicio el afloramiento de estos materiales que actualmente encontramos, muy plegados y deformados debido a estos movimientos y fuerzas.

Dentro del Trías de Antequera existen una serie de elementos tectónicos destacables y con características relevantes. Una de ellas es la presencia de diapiros. Esta formación se debe a la naturaleza y composición de los materiales de esta zona. En ellos encontramos yesos y anhidritas, las cuales al hidratarse aumentan su volumen provocando la deformación del relieve situado por encima. Concretamente encontramos dos estructuras diapíricas dentro del término municipal de Archidona, una situada en el paraje de los Hoyos y la otra en Las Lagunillas. Precisamente, en ambas zonas hallamos un desarrollo kárstico relevante, con la presencia de numerosas dolinas y lagunas localizadas en cuencas endorreicas. Este hecho no hace más que corroborar la importante hidratación de los yesos y anhidritas presentes en ambas zonas, lo cual provocaría la aparición de estos diapiros.

Además de la relevancia en la historia geológica de la región que han tenido los materiales triásicos del subbético, también atesoran actualmente una serie de características en su composición que se han traducido en destacadas estructuras geomorfológicas. En toda la extensión del Trías de Antequera pueden observarse diversas formas del modelado kárstico generado por la disolución de los yesos que lo componen. Cabe destacar las numerosas depresiones y cuencas endorreicas, formadas por la disolución o colapso de los materiales situados en profundidad, que se encuentran encadenadas en el espacio formando extensos campos de dolinas. La presencia de sumideros kársticos, cavidades, cuevas, lagunas, manantiales de aguas de facies sulfatadas, gargantas fluviokársticas y demás elementos kársticos es muy numerosa. Al valor de todos estos elementos kársticos hay que sumar la singularidad de encontrarlos en materiales yesíferos, ya que en todo el territorio andaluz suelen prodigarse más los materiales calizos. En Andalucía, fundamentalmente en Málaga y Almería, se encuentran la mayoría de las cavidades kársticas españolas en yesos (el 80% de las cuevas de desarrollo superior a 500 m y de las simas de profundidad superior a 100 m) (Ayala et al., 1986). Por tanto, la importancia que alcanza el afloramiento del Trías de Antequera desde el punto de vista andaluz es considerable, ya que esta poco extendido. La morfología kárstica desarrollada sobre estas litologías posee un alto valor geológico por su singularidad y rareza, dentro de una zona denominada por el tipo de karstificación carbonatada.

Las principales manifestaciones kársticas en el afloramiento del Trías de Antequera de la Comarca Nororiental de Málaga, son las dolinas y las redes subterráneas. Sin embargo, también encontramos otros tipos de formas kársticas de importancia.

En resumen, las principales formas kársticas que podemos encontrar en nuestra zona son:

  • Microlapiaces: Hoz del Arroyo Marín y Garganta del Guadalhorce.
  • Dolinas: Las Lagunillas, Los Hoyos (Lagunas de Archidona) y el Brosque.
  • Gargantas Fluviokársticas: Hoz del Arroyo Marín y Garganta del Guadalhorce.
  • Exurgencias: Garganta del Guadalhorce (Cueva del Agua).
  • Surgencias: Hoz del Arroyo Marín, Garganta del Guadalhorce y Los Hoyos (Lagunas de Archidona).
  • Cavidades, Grutas y Cuevas Subterráneas: Hoz del Arroyo Marín, Las Lagunillas (Hoyo Conique), Los Hoyos (Lagunas de Archidona) y El Brosque.
  • Simas: Las Lagunillas, Los Hoyos (Lagunas de Archidona) y El Brosque.
  • Ponors (sumideros kársticos): Las Lagunillas, Los Hoyos (Lagunas de Archidona) y el Brosque.